Empresarios Guatemaltecos: Reactivación y dinamización económica guatemalteca

Alrededor del mundo la pandemia hizo tambalear hasta los países más robustos. Hoy la recuperación económica,precisa de herramientas legales que la reactiven.

La resiliencia ha sido clave para el sector empresarial guatemalteco y el resto de naciones, luego del impacto generado por la crisis sanitaria del covid-19.

Sin embargo, en este país centroamericano, se estima que la contracción fue del 2%, siendo uno de los menos golpeado de Latinoamérica, desde el punto de vista del producto interno bruto.

Este dato es alentador para la productividad de Guatemala y el sector productivo nacional también ha contribuido en la reactivación y dinamización de la economía, con la innovación y el espíritu emprendedor a fin de desarrollar nuevos proyectos.

Aparte del esfuerzo en conjunto entre el sector privado los empresarios guatemaltecos y el estado, es indispensable que el gobierno genere las condiciones para que las inversionistas cuenten con la certeza jurídica y sobre todo, la disminuya la burocracia, un obstáculo que estanca el desarrollo del país.

Sobre este punto, la Cámara de Comercio Guatemalteco-Americana, AmCham, opina que los recursos del gobierno son limitados y el modelo de gestión pública de infraestructura ha demostrado ser poco eficiente, por lo que se requiere de herramientas legales debido a los altos índices de corrupción.

El empresario y presidente de AmCham Guatemala, Juan Pablo Carrasco Groote, opina que el combate a la corrupción es elemental para atraer la inversión extranjera directa para mejorar la competitividad, el desarrollo de la infraestructura, factores que permiten la generación de empleos.

“Los inversionistas perfilan aquellos países con facilidades logísticas. Los modelos público-privados permiten un incremento en la actividad económica sin un aumento desmesurado en el gasto público.

Y para que los proyectos público-privados sean viables, los empresarios locales y extranjeros precisan de un marco normativo eficiente y un sistema de justicia que brinde certeza jurídica a los potenciales inversionistas”, sostiene Juan Pablo Carrasco de Groote.

Carrasco de Groote, opina que para tener un clima de inversión respaldado por la transparencia y herramientas legales, es importante reactivar la Ley de Alianzas para el Desarrollo de la Infraestructura Económica, aprobada hace 10 años con el objetivo de regular los mecanismos para el desarrollo de alianzas público-privadas.

Si bien, el desarrollo de infraestructura no es tarea exclusiva de los gobiernos, como ente regulador deberían facilitar los mecanismos que viabilicen el desarrollo de proyectos en esta materia por parte de privados.

Guatemala al igual que el resto de los países de la región centroamericana, deben aprovechar la coyuntura para generar infraestructuras más competitivas. Los mecanismos legales existen, solo es necesario encontrarlos y aprovecharlos.